Un nutritivo plato de sopa de quinua es eso que no sabías que estabas buscando, pero que sin importar qué tan sano estés, necesitas en tu vida. Y en caso de que desees conocer los motivos, puedes leer este artículo.
Tiempo de lectura estimado : 1 Minuto, 36 Segundos
Recibe todos los beneficios que brinda la sopa de Quinua

Descripción

Oriunda de los Andes, es un platillo constituido por quinua, cebolla larga, leche, maní, papas, queso rayado y de forma opcional, carne ―puede ser de cerdo, res o pollo―.

Breve historia

A pesar de que no se conoce con seguridad el momento y la situación que dio origen a la elaboración de la primera sopa de Quinua, si se sabe que la siembra de este cereal pudo haber iniciado entre 3000 a.C. y los 5000 a.C., y eventualmente se convertiría en el perfecto alimento de los Aimaras y los Incas; que podrían haber creado al menos una versión primitiva de la sopa que conocemos hoy en día. 

Aportes

Gracias a todos sus ingredientes, esta sopa brinda un montón de beneficios al consumidor, quien recibe vitamina A, E y del complejo B ―específicamente la B1 y B2―; minerales como el fósforo, magnesio, manganeso, potasio, calcio y zinc; proteínas y fibra. 

 Los cuales permiten al consumidor mantener una sensación de saciedad por más tiempo, previenen desde el estreñimiento, hasta la diabetes tipo 1 y enfermedades cardiovasculares.

A la vez que brinda energía para realizar la rutina diaria con entusiasmo; siendo perfecta para deportistas, pues colabora para que los músculos se recuperen tras ejercicios muy pesados.

Todo esto sin contar la excelente alternativa que representa para los vegetarianos ―si se omite la carne en la receta―, al igual que para los celiacos, al ser la quinua considerada como un cereal completamente libre de gluten. 

Aparte de ser un buenísimo antioxidante y gran aliado para prevenir la descalcificación del sistema óseo. 

Pero si nada de esto te convence, solo queda añadir que según diversos estudios, su ingrediente central ―quinua― posee más proteínas que cereales como la cebada, y el arroz ―lo cual explicaría el por qué poco a poco ha ido desplazándolos―.