Desde tiempos inmemoriales se habla del consumo de las cobayas o cuy, que constituyen una fuente proteica buenísima; algo sorprendente al tratarse de animalitos de máximo 40 cm. Por su bajo contenido graso, su gusto y beneficios a la salud.
Tiempo de lectura estimado : 1 Minuto, 23 Segundos
El Cuy… ¿asado? En Ecuador

Historia

Criados originalmente en los pueblos Norandinos, según diversos estudios, las «Cobayas», «conejillos de indias» o simplemente «Cuy», eran consumidos constantemente, para aumentar los niveles de proteína de los pobladores. 

Pasando al siglo XVI, se tiene constancia sobre que los conquistadores Españoles trasladaron los conejillos de indias hacia Europa, así como a otros países de América, donde la dieta era principalmente vegetal. 

En el caso particular de Ecuador, el Cuy fue añadido a la lista de animales que podían ser comestibles,  junto con las alpacas, llamas y las vicuñas. 

De forma que comenzaron a ser criados en sus cocinas. Aunque hoy en día se dispone de granjas enteras, dedicadas puramente al consumo de los mismos, tanto a nivel nacional como internacional. 

Quizá te interese saber…

Hace algunas décadas atrás, consumir cuyes era un acto ilegal, dado que se les identificaba únicamente, como mascotas en varios países.

Curiosamente, la carne del animal no se muele o corta para presentarlo al comensal, sino que éste se consigue entero, en la mayoría de los casos.
Asimismo, la cabeza de la cobaya se considera la mejor pieza del plato, equivaliendo al preciado muslo o la pechuga del pollo. 

Anteriormente se mantenía presente durante los banquetes de  equinoccios, solsticios, eclipses, entre otros. Y aunque es altamente consumido, se le considera como un símbolo de sabiduría, bonanza y de purificación.

Incluso se dispone de un festival dedicado a la preparación del Cuy, organizado por la Asociación de Chefs del Ecuador, quienes buscan expandir la que prácticamente toda la nación, considera una destreza culinaria.